4th August 2003
To whom it may concern
A letter to all those with an interest in the Meridiana Greyhound track, (Canódromo Meridiana), Concepción Arenal, 165, Barcelona, 08027, Spain

[Versión española por debajo]

I write as Trustee and Founder of the above Charity, a voluntary body totally reliant on public donations, to outline my conclusions reached following 12 years of work on behalf of the greyhounds and galgos of Spain and as an immediate result of 4 visits, 10-13th August 2003 to this one remaining Spanish dog track in Barcelona.

Background.

Racing greyhounds round an oval track with gambling began in Spain in the 1930’s along with UK, Ireland, USA and Australia, as working men settled in the cities and sought entertainment. It proliferated into the 1970’s in Spain when there were 18 tracks, until the end of the 70’s when the new democracy heralded other gambling possibilities with a gradual decline in interest in track racing. In 1991, when I first went to Spain, there were just 4 tracks remaining. Thanks to the decreasing financial returns, other opportunities presenting themselves for land development, and not least to ours’ and others’ efforts spreading greater awareness of the conditions under which these dogs lived and raced, now only one track remains in Spain.

Current situation

The Canódromo Meridiana imports its dogs from Ireland; in the last year approximately 250 mainly poor quality bitches @ ca.150? per dog. 750-800 greyhounds in 8 owner/trainers’ blocks are housed in non-airconditioned kennels at carretera Roca Km5 in Santa Coloma de Gramenet a suburb of Barcelona. The required space per dog (by Catalunian law, 2sq m) is being infringed. One block is currently being restructured to conform to the new law, which will reduce its capacity by at least half. The gates to the kennels are always locked with a guard in place, following a series of adverse reports internationally years ago when Uk and Irish welfare persons and the press on different occasions had access, reported on, and photographed what they saw. Likewise, taking photos now of the dogs at the track even when not racing, is also prohibited. There are routinely 11 race meetings per week, with additional meetings on Feast days, and trials (non-public races to re-grade or eliminate non-gradable dogs) on Wednesdays. There are 10-16 races of 6-8 dogs per meeting, Hence roughly 1000 dogs run every week meaning that, given the need for a percentage of dogs to be resting from injury or being off colour, each dog is racing 2-3 times per week. (In UK and Ireland, due to the stress of this activity, greyhounds race on average only 3-5 times per month). Distances vary from 310-425m with 5-8 bends,(calculated the English way)from the start boxes to the ‘pick up,’ rendering a very tight curvature increasing the risk of injury as they lean inwards to negotiate the bends. (Similar lengths of races in the UK or Ireland only have 3-4 bends, as the ‘straights’ are longer, i.e. the tracks are more oval). The dogs are 2-7yrs old. (In the Uk, retirement takes place at 4 yrs old when they are no longer deemed fit for such a stressful activity). These bitches do not rest during oestrus or their lactation period. (In Uk, it is obligatory for bitches to rest for 21 days during oestrus and if indicated, during their ‘lactation’ period due to the increased elasticity of their ligaments and joints with reduced calcium levels at this time causing muscular tears and bony fractures).

Hence it is clear that the greyhounds racing at Meridiana are already stressed and overstretched before we even begin to describe the extreme climate, the kennels themselves, transportation and the absence of veterinary control and care.

Further Hazards

Temperatures in Barcelona are extreme. This summer they have reached 44C and in winter can drop to -2C (below zero). Race meetings in UK have been cancelled this summer due to the heat in Uk which has not reached temperatures constantly experienced in Barcelona. Not so in Barcelona. Most days, there is racing at the track from 11.00am to 21.00 with barely three hours’ break at lunchtime. That does not take into account the van journeys to and from Santa Coloma 7-8 kms away on the outskirts of the city twice per day, which on most days mean loading and unloading 164 dogs at the track and again at the kennels into two vehicles without air conditioning or heating. Such exercises add greatly to the amount of time that the dogs must stay in a dangerously hot vehicle. Furthermore, the journeys, round lunchtime in the the working week, coincide with traffic congestion, putting the dogs even more at risk. The cages in the two trucks(each carrying 50-60 dogs) are in tiers and so narrow and short that the feet of the dogs hang pathetically outside, of which all of us have pictures, as they are the only photos we can take unobserved from outside the track. Except for a modicum of thin carpeting in some of the Santa Coloma kennels, there is no bedding (e.g. shredded paper) in the truck or the racing kennels to serve as insulation or hygienic material ensuring dryness and providing protection for a greyhound’s very thin skin, bony prominences and painful joints. Water for the dogs, the athletic performers of the show, barely features, while the handlers help themselves every few minutes from the hosepipes. The total lack of immediate aftercare in the racing kennels such as the routine cleaning of sand from the eyes, feet and nail beds with careful re-hydration later when the exertion of racing has passed and the dog has stopped panting and can drink, all the above points I believe do not contribute to the good health or performance of the dog and are tantamount to a flouting of its basic necessities.

The Role of the Veterinarian

In the UK and elsewhere, a veterinarian is appointed by the track to inspect each dog before and after racing to examine its movements when trotting and to check for any signs of malfunction or disease. Dogs are weighed on arrival at the track and sometimes again just before racing to ensure metabolic stability as an object of fair gambling. The veterinarian has the power to withdraw a dog or even to insist on the cancellation of a meeting due to inclement weather or other reason. He should watch carefully the dogs’ movements while racing, making note of any problems, knocks or incidents and observe them come off the track and make recommendations to the trainer.

At Meridiana, the veterinarian plays no visible role. Whether he is present or not has always been a mystery; certainly visitors are not introduced to him. There is no sign of a vet working in the racing kennels or by the trackside. The conclusion here is surely that Spanish greyhound racing does not accept the role that should be played by the veterinarian, maybe because the consequences could be catastrophic for the track.

Other questions of care

In medicine, we have a saying that the skin reflects the health of body and soul. If applied to the dogs at Meridiana, the conclusions verge on being a disgrace. Many dogs are dirty and bald not only over the back of their thighs where greyhounds do commonly have thin hair, but the alopecia extends laterally, under the belly, up under the throat, neck and on to the face and ears. This is apparent not just in the old dogs but in the 2 year olds. Possible causes could be stress, harsh kennelling surfaces, lying in urine, autoimmune disease, internal or external parasites, the use of corticosteroids or dermodectic or sarcoptic mange or the Mediterranean disease, Leishmania. Signs of musculoskeletal wear and tear are apparent as the dogs walk stiffly, as if their hips and joints cannot bend without pain. One dog was screaming as she was running round the track until she finally slowed up to a standstill half way round. Punters near me explained she had a shoulder injury/ fracture so it was well known that she was not fit, but this dog can only have wanted to run if the pain was masked by drugs, strictly forbidden in other countries in dogs who are racing. Drug testing at all race meetings, whether done on every dog or at random, is an essential part of greyhound racing in other countries, not only as a welfare matter but to preserve and demonstrate the integrity of the sport and to protect the punter. This does not take place at Meridiana.

The racing muzzles worn by the dogs appear to be too restrictive for effective panting which cools a dog. Mostly they are wearing size 4-5 muzzles used elsewhere only for especially small bitches. In Uk the usual muzzle size for a bitch is a 6 (or 6x if more depth is required) and for a male dog sizes 7 or 8, 7x or 8x.

Historical Note

During these last twelve years, I have tried personally very hard to empathise, respect, understand and educate by working alongside the men in the kennels, to donate goods and materials, generate and share resources and manpower with the tracks in Spain and to take retired and unwanted dogs into homes abroad (5000 to date). One major effort which took me two years to research and create, (1994-6) was a two hour video in Spanish entitled ‘El Cuidado del Galgo de Carreras’ (‘The Care of the Racing Greyhound’) with information for trainers, promoters, handlers and vets in the utmost detail on the care of the racing greyhound from cradle to grave and how to carry out this sport correctly. 1000 copies of this video were distributed free to employees at the four tracks in Spain and it is still available. I have discussed at length and issued reports of my visits to Spain to Spanish, British, and Irish racing officials with copies to the major welfare groups. I ask myself what it has achieved except numerous ‘inspections’, lists of recommendations, which are not carried out, and visits on Derby Days and others designed to show the best that the track can do but which do not represent the day-to-day work during the rest of the year.

Conclusion

I have come to accept now sadly that nothing here is going to change. Attitudes are such that new ideas, investment, modernisation, the results of specialised studies, and mostly consideration for the welfare of the animal in Spain are unlikely ever to play a part in greyhound racing in that country. Spain is a member of the World Greyhound Racing Federation together with members from the UK, Ireland, Morocco, Sweden, Macao, South Africa, USA and Australia. However, the greyhound racing board of the Republic of Ireland(the Bord na gCon), in 1999, issued a statement disassociating itself from involvement in the exports of dogs to Spain, and in 2001, withdrew membership from the WGRF on grounds of their disapproval of the way racing is done by one of its members, Spain. Furthermore, the British Greyhound Racing Board, and the racing boards of Victoria, Australia and St. Petersburg, Florida have also withdrawn this year for the same reason. These days when greyhound racing globally is under threat on grounds of welfare, when ease of communications and travel bring us all so much closer together, when libraries of books, seminars, conferences and racing magazines all discuss racing greyhounds and their care, no self respecting professional track or member of the WGRF can plead ignorance that they do not know how a healthy racing dog should look or perform or how greyhound racing should be done. In the wake of the allegations made by the ISPCA and RSPCA regarding the inhumane transportation on 26/28th June this year of new imported dogs from Ireland to Barcelona which seriously compromises the future supply of dogs to the track, I ask those who are in a position of influence as regards the track in Spain, to consider whether the Meridiana track does have a future representing greyhound racing in Spain. It angers not only animal lovers but disgraces the very sport itself dragging down those in the industry who comply with regulations and invest skill and effort to make it more acceptable and more sensitive to the needs of the animals involved. My opinion now is that talking about improvements in Barcelona is senseless procrastination, prolonging the suffering and deferring the débâcle.

This represents my personal point of view and is written without prompting or input from other welfare groups whom I know are unhappy too about the track and who I hope share my feelings. We all know and love this breed of dog and work tirelessly for its welfare. The greyhound, so often subjected to mistreatment, never seeks revenge and instead repays those responsible with trust, courage and service until his dying day to carry out what is expected of him. The lowest form of immorality is to take advantage of this quality.

I would like to add however that the management of the track have always been polite and welcoming. What comes to mind so loudly to me is the English saying: ‘there are none so blind as those that will not see’.

Yours sincerely,

Anne Finch

This letter, in Spanish and English, aims to reach and elicit a responses from the Catalunian Department of the Environment, the Irish and other Racing authorities, and also the media who may not fully understand the background in this matter, hence its length and explanations in places.

****************************

14th August 2003
A quien le pueda interesar:
Carta abierta sobre el Canódromo Meridiana, Concepción Arenal, 165, Barcelona, 08027, España

Con motivo de las cuatro visitas que hice entre los días 10 y 13 de agosto 2003 al canódromo de Barcelona, el único que sigue funcionando en España, y al haber trabajado durante 12 años en este mismo país a favor de los galgos de canódromo y de campo, escribo en mi capacidad de Fundadora y Miembro de la Junta Directiva de la ONG cuyo nombre figura en el encabezamiento de esta carta y que se compone exclusivamente de voluntarios, sin ningún tipo de financiación pública, para expresar mis conclusiones con respecto al canódromo en cuestión.

Historia.

Al igual que lo sucedido en el Reino Unido, Irlanda, EE.UU. y Australia, el negocio de los canódromos, con carreras de galgos en pistas ovaladas y apuestas, comenzó en España en la década de 1930, cuando las migraciones hacia las ciudades hicieron aparecer una clase trabajadora urbana en busca de diversiones. Este negocio floreció en España hasta la década de 1970, cuando se contaban 18 canódromos en todo el país , antes de entrar en un lento declive con la llegada de la democracia y la posterior autorización de otros tipos de apuestas y juegos de azar. En 1991, cuando visité España por primera vez, quedaban tan sólo 4 canódromos en funcionamiento. Gracias a la falta de rentabilidad de este negocio y a los sucesivos aumentos en el valor del suelo urbanizable, y gracias también a nuestros esfuerzos y los de otras personas para dar a conocer las terribles condiciones en que vivían y corrían los perros, este número se ha visto reducido actualmente a uno.

Situación actual

El Canódromo Meridiana importa los perros desde Irlanda; en el ultimo año compró alrededor de 250 perras, la mayoría de ellas de baja calidad, a un precio de aproximadamente 150? por animal. Entre 750 y 800 galgos, están albergados en cuadras sin aire acondicionado situados en la carretera Roca Km. 5 de Santa Coloma de Gramenet, una población periférica de Barcelona. Estas instalaciones están agrupados en 8 bloques o ‘cuadras’, correspondientes a los distintos propietarios/entrenadores de los animales. El espacio mínimo previsto para cada perro (según la ley catalana, 2m2) no se respeta. Una de las mismas está en proceso de reconstrucción para cumplir con la nueva normativa, la cual reduce su capacidad a un mitad de la actual. Las puertas de las cuadras están siempre cerradas y vigiladas por personal de seguridad desde la publicación , hace unos años y a nivel internacional, de una serie de informes adversos por parte de periodistas y protectores de animales del Reino Unido y de Irlanda que pudieron acceder a las instalaciones en distintas ocasiones y fotografiarlas. Actualmente, se prohíbe hacer fotografías a los perros dentro del canódromo, incluso cuando no están corriendo.

Normalmente, se celebran 11 reuniones por semana, con reuniones adicionales en días festivos, y los miércoles se realizan también pruebas (carreras no abiertas al público) para recalificar o eliminar a los perros no-calificables. En cada reunión se dan entre 10 y 16 carreras en que participan de 6 a 8 perros por carrera., De ahí que corran aproximadamente 1000 perros todas las semanas , lo cual significa que, habida cuenta del porcentaje de animales que forzosamente deben descansar por lesiones o pequeñas enfermedades, cada perro tiene que correr dos o tres veces por semana. (En el Reino Unido y en Irlanda, debido al estrés que provoca esta actividad, lo normal es que los galgos corran sólo 3 ó 5 veces por mes). La distancia de las carreras son de 310 a 425metros con 5-8 curvas, (según la definición inglesa de la palabra)desde la salida hasta la parada de la liebre, y muy cerradas, lo cual aumenta el riesgo de lesiones al tener que inclinarse los animales para negociar las curvas. (En el Reino Unido y en Irlanda, las pistas con recorridos similares incluyen sólo 3 ó 4 curvas, y las rectas son más largas, es decir, las pistas tienen una forma más ovalada). La edad de los perros va desde los 2 hasta los 7 años. (En el Reino Unido, los animales son retirados a los 4 años, al considerarse que ya no están aptos para este tipo de actividad tan estresante). Las perras no descansan durante los períodos de celo y de lactancia. (En el Reino Unido, las perras tienen un descanso obligatorio de 21 días durante el celo y, si el veterinario así lo recomienda, también durante la lactancia, debido al aumento de la elasticidad de los ligamentos y de las articulaciones que se produce en estas épocas por la falta de calcio, y que puede ocasionar desgarres musculares y fracturas óseas.

Por lo tanto, es evidente que los galgos que corren en Meridiana padecen ya de estrés y de agotamiento, incluso sin tener en cuenta los efectos del clima, extremadamente caluroso, de las cuadras, del transporte y de la ausencia de controles y cuidados veterinarios.

Peligros adicionales

Las temperaturas que se registran en Barcelona son extremas. Este verano han alcanzado los 44º C y, en invierno, pueden bajar hasta 2º C bajo cero. En Inglaterra se han cancelado las carreras de galgos este verano debido a las altas temperaturas alcanzadas, aunque éstas han sido siempre muy inferiores a las sufridas en Barcelona, donde las carreras se han celebrado. Todas las carreras se celebran entre las 11.00 y las 21.00 horas con un descanso de tan sólo tres horas al mediodía. Esto, sin tener en cuenta los desplazamientos que se realizan desde Santa Coloma, situada a 7-8 Km. de distancia de Barcelona. En la práctica, esto significa que se cargan y se descargan 164 perros dos veces por día; ya que todos ellos deben viajar en dos vehículos(cada con capacidad aproximada de entre 50 y 60 perros) que carecen de aire acondicionado y de calefacción, estas maniobras aumentan peligrosamente el tiempo que los perros deben permanecer encerados en un espacio sobrecalentado. Los viajes tiene lugar alrededor del mediodía, a una hora cuando aumenta la congestión de tráfico en la carretera, lo cual acrecienta el riesgo para los perros. Las jaulas de los camiones están apiladas en batería y son tan cortas y tan estrechas que las patas de los animales quedan colgando, de modo patético, hacia fuera. Todos tenemos fotografías de este hecho, al ser la únicas que podemos hacer delante del canódromo sin ser observados. Salvo un poco de moqueta poco mullida en algunos de las cuadras de Santa Coloma, no existe ningún material aislante o higiénico (por ejemplo, papel triturado) en el camión o en los caniles del canódromo que mantenga seco el suelo y que les proteja la piel, que es muy fina, así como las protuberancias óseas y las articulaciones doloridas a los galgos. A pesar de que los animales son las estrellas de atletismo de este circo, el agua escasea para ellos, mientras que los entrenadores beben a cada rato de las mangueras. Después de la carrera, los animales padecen de una total falta de cuidados, como serían la limpieza de los ojos, pies y cutículas para apartar la arena incrustada y, una vez pasados los efectos del esfuerzo, una cuidadosa rehidratación, cuando el perro hubiera dejado de jadear y ya pudiera beber,. En mi opinión, estas carencias son perjudiciales para la buena salud y el rendimiento de los animales, y suponen un desprecio para sus necesidades más básicas.

El papel del veterinario

En el Reino Unido y en otros países, la administración del canódromo nombra a un veterinario para inspeccionar a cada perro antes y después de cada carrera. El veterinario observa al animal mientras éste camina al trote y comprueba que no tenga lesiones ni enfermedades. Los perros se pesan nada más llegar al canódromo y, a veces, se vuelven a pesar justo antes del comienzo de una carrera para comprobar su estado metabólico con el fin de que no se amañen las apuestas. El veterinario puede retirar a un animal de la carrera e incluso tiene potestad para suspender el evento en caso de mal tiempo o por otros motives. Asimismo, debe observar minuciosamente los movimientos del perro durante la carrera, anotando cualquier problema, golpe o incidente hasta que el animal salga de la pista, para poder hacer, después, las recomendaciones necesarias al entrenador.

En Meridiana, no se nota la presencia de ningún veterinario. Si estas reuniones cuentan con la presencia o no de un veterinario ha sido siempre un misterio. Lo cierto es que nunca se le presenta a los que asisten a los eventos en calidad de visita, ni tampoco se ve a ningún veterinario trabajar en los caniles del canódromo ni al lado de la pista. De ahí que se pueda concluir que en el mundo de las carreras de galgos en España no está reconocido el papel del veterinario, quizás por los perjuicios económicos que esta medida supondría para el canódromo, que podrían llegar a ser catastróficos Otras cuestiones sanitarias

En Medicina existe el refrán que ‘la piel refleja la salud del cuerpo y del alma’. Aplicando este principio a los perros de Meridiana, se puede decir que el estado de los animales raya en lo indigno. Muchos de los perros están sucios y presentan una alopecia, que ataca no sólo la parte trasera de los muslos, donde es normal que estos animales tengan un pelaje muy fino, sino también el vientre, donde se extiende lateralmente, llegando la caída de pelo a afectar el cuello y la garganta e incluso la cara y las orejas. Esta enfermedad se observa no solo en los perros de más edad sino también en aquéllos que tienen sólo dos años, y entre sus posibles causas se cuentan: el estrés, el roce con las superficies ásperas de los caniles, el estar tumbados en su propia orina, una enfermedad auto-inmunológica, parásitos internos o externos, el uso de corticoides, la sarna dermodéctica o sarcóptica, y la leismaniosis, que es una enfermedad endémica en el Mediterráneo. Los perros presentan signos de deterioro esquelético-muscular y caminan con rigidez como si no pudiesen mover las caderas y las articulaciones sin sufrir dolor. Una perra comenzó a chillar en plena carrera hasta que, por fin, empezó a perder velocidad y se detuvo a la mitad del recorrido. Los apostantes.que estaban a mi lado me explicaron que la perra tenía una lesión / fractura en el hombro, y que todo el mundo sabía que no estaba en condiciones de correr. Ahora bien: es imposible conseguir que un animal corra en este estado a menos que se le administre un analgésico, práctica que está terminantemente prohibida en otros países. De hecho, en las carreras de galgos de otros países, los controles anti-doping se consideran una medida esencial, ya que protegen no sólo a los animales, sino también a los apostadores y la integridad del deporte en su conjunto. Estos controles no se realizan en Meridiana.

Por otro lado, los bozales que se utilizan durante las carreras son demasiado pequeños y entorpecen los jadeos de los perros, de modo que no pueden regular con eficacia la temperatura corporal. .Principalmente estos bozales, que son de la talla 4-5, están indicados para hembras muy pequeñas, siendo la talla 6 la normal para las hembras (6x si se requiere más profundidad) y las tallas 7 y 8, (o bien 7x y 8x) las más normales para los machos.

Nota Autobiográfica

Durante los últimos doce años, me he esforzado por mostrar comprensión y respeto hacia los hombres que trabajan en los cuadras, compartiendo su labor y sus preocupaciones y transmitiéndoles mis conocimientos. He regalado bienes materiales, y he generado y compartido recursos y mano de obra con los canódromos de España para poder llevarme a los perros retirados y no deseados y conseguir su adopción en otros países (5000 hasta la fecha). Uno de mis mayores proyectos fue la creación de un video de dos horas de duración titulado ‘El Cuidado del Galgo de Carreras’, que contiene información minuciosamente detallada para entrenadores, promotores, cuidadores y veterinarios sobre el cuidado del galgo desde el momento de nacer hasta el momento de morir así como la práctica correcta de este deporte, y cuyo rodaje y labor previa de investigación me llevaron dos años (1994-6). Se distribuyeron 1000 ejemplares de este video de forma gratuita entre los empleados de los cuatro canódromos que entonces funcionaban en España, y el video está aún disponible. He mantenido largas conversaciones sobre mis visitas a España con los responsables del mundo de las carreras en España, el Reino Unido e Irlanda y les he remitido informes sobre las mismas, así como a las asociaciones protectoras de animales más importantes. Me pregunto qué efecto ha tenido todo esto, aparte de las numerosas “inspecciones” realizadas, las listas de recomendaciones redactadas y nunca cumplidas, y las invitaciones a asistir a las carreras en días señalados en que los canódromos mostraban su mejor cara, pero que no eran representativos de su labor durante el resto del año

Conclusión

Muy a pesar mío, he llegado a la conclusión de que aquí nada va a cambiar. Las actitudes están tan arraigadas que resulta difícil creer las nuevas ideas y los resultados de estudios especializados se plasmen en inversiones para la modernización de las carreras de galgos en España o, más importante aún, que inspiren un mayor respeto hacia los animales. . España es miembro de la Federación Mundial de Carreras de Galgos(World Greyhound Racing Federation-WGRF) junto con miembros del Reino Unido, Irlanda, EE.UU., Maruecos, Suecia, Macao, South Africa y Australia y otros. Ya en 1999, la Federación de Galgos de la República de Irlanda( Bord na gCon), se desvinculó públicamente de la exportación de perros hacia España y, en 2001, se retiró de la WGRF por no estar de acuerdo con la manera en que se realizan las carreras en uno de los países miembros, España. Además, la Federación Británica de Carreras de Galgos(BGRB) y las de Victoria, Australia, y St. Petersburg, Florida se han retirado por los mismos motivos. Actualmente, cuando las carreras de galgos se ven amenazadas en todo el mundo, acusadas de ser inhumanos, cuando la facilidad para comunicarnos y para viajar nos acercan cada vez más a todos, y cuando existe un sin fin de libros, seminarios, congresos y revistas especializadas sobre galgos y el cuidado de los mismos, ningún canódromo profesional que merezca tal nombre y ningún miembro decente de la Federación Mundial de Careras de Galgos puede alegar que desconoce el aspecto que debe tener un perro sano y las prestaciones que se le puede pedir, o las condiciones en que debe desarrollar el deporte. Tras las denuncias hechas por la ISPCA y la RSPCA respecto a las condiciones inhumanas en que se transportó, los pasados días 26 a 28 de junio, a unos perros desde Irlanda hasta Barcelona y que compromete gravemente los futuros envíos de perros al canódromo, les pregunto a todas las personas que tenga alguna influencia en este canódromo si Meridiana podrá seguir representando a España en materia de carreras de galgos. Estos incidentes no solo despiertan la ira de los amantes de los animales, sino que desprestigian el deporte, hundiendo también a aquellas personas que cumplen todas las normativas y que invierten sus conocimientos y su esfuerzo para que el deporte sea más humanitario y tenga en cuenta las necesidades de los animales implicados. He llegado a la conclusión que cualquier discusión sobre la posibilidad de que haya mejoras en el canódromo de Barcelona es una pérdida de tiempo sin sentido y que sólo sirva para prolongar el sufrimiento de los animales y retrasar lo inevitable.

Lo anterior refleja mi punto de vista personal y lo he escrito sin tener en cuenta las opiniones de otras protectoras de animales que, seguramente, están desconformes con lo que sucede en el canódromo. Espero que compartan mis sentimientos al respecto. Todos conocemos esta raza de perro y trabamos sin descanso para mejorar su calidad de vida. Los galgos, tantas veces las victimas de malos tratos, nunca buscan la venganza, sino que devuelven bien por mal, intentando cumplir con lo que se espera de ellos con confianza, valor y entrega hasta su último respiro. El aprovecharse de esta cualidad muestra una bajeza moral sin límites.

No obstante, para terminar me gustaría decir que los administradores del canódromo me han recibido siempre con educación y hasta con afecto. No puedo menos de pensar en el refrán ingles que dice: “No hay peor ciego como el que no quiere ver”

Atentamente,

Anne Finch

(Esta carta tiene como objetivo conseguir una contestación desde el Departament de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya, las autoridades irlandesas y de otros paises, así como de los medios de comunicación que pueden no entender en profundidad el tema , y de aquí vienen todas las explicaciones anteriores. )

Welcome to the new GIN shop. Please note: Existing customers will need to open a new account when you make your first purchase. Overseas customers can now order products from the store.